Mi lista de blogs

miércoles, 20 de abril de 2011

MASTURBACION ENTRE DOS

Tenía tantas ganas de jalármela que no encontraba la hora de quedarme solo en casa pero parecía que nadie tenía muchos deseos de salir de casa lo cual me estaba poniendo muy impaciente. Casualmente los videos musicales que veía parecían ser cada vez más excitantes, con chicas bailando prácticamente desnudas y moviéndose muy sensualmente. Tenía la verga hinchada de la excitación, parecía que se iba a salir de mi pantalón.

Traté de distraerme haciendo algo más, así que me puse a leer un poco pero todo parecía inútil, no podía dejar de pensar en pajearme. Así que resignado porque nadie se iba de casa decidí tomar una ducha y aprovechar para masturbarme.

La verdad es que es una buena solución para sacar algo de leche, pero a mi me gusta disfrutar a lo grande. Me gusta masturbarme en la sala o en el comedor en lugares por donde normalmente todos pasan. Cuando lo hago en la sala me gusta poner una buena peli porno para calentarme al máximo, luego me quito el pantalón y el bóxer para quedarme únicamente con una tshirt algo apretada. Pero esto es solo el principio, cuando puedo y muy secretamente me encanta ponerme lencería, me da de alguna manera la sensación de sentir que estoy con una mujer, me encanta ponerme un par de medias que se ajusten a mis piernas, me gusta ver como cambian mis piernas y se tiñen de negro, me pongo unos ligueros y unas braguitas muy sensuales.

Estando vestido así me encanta servirme un buen wysky en las rocas y beber hasta estar un poco mareado, le subo el volumen al televisor y me deleito viendo porno. Es algo verdaderamente sensual. Creo que podría entrar un poco más en detalle respecto a todo esto pero para no aburrirlos les sigo contando lo que pasó…

Pues me decidí a entrar a la ducha para quitarme la calentura, entré en la ducha ya con la verga bastante parada, abrí la regadera y dejé que el agua se deslizara por todo mi cuerpo, acercaba mi verga al azulejo, la sensación de frio en mi verga me hacía derretirme de lo caliente que me ponía, hice esto por unos minutos, jugaba con la pared como si estuviera jugando con alguien más, estaba que estallaba de lo caliente que me encontraba y decidí iniciar a jalármela lo más rápido posible para sacar toda esa leche que tenía entre los huevos. La verga la tenía hinchada, estaba muy dura y caliente, inicié el clásico sube y baja estando bajo la ducha, la sensación de sentir el agua cayendo mientras me masturbaba me estaba volviendo loco. Estaba decidido a acabar cuando escuche la voz de mi tía despedirse… casi no lo podía creer, estaban por salir.

-Ya volvemos mi amor, dijo mi tía… -¿A donde van?… -Vamos a la antigua… vendremos un poco tarde por la cena de unos amigos míos, -¿Y a que hora regresan? -Más o menos a las 11 o 12 de la noche… -Bueno pues con cuidado…

Casi no lo podía creer, en ese momento eran las 11:30 de la mañana lo que significaba que tenía más de 12 horas para dedicarme a gozar de lo más rico que podía imaginar. Puse la regadera con agua totalmente fría para quitarme un poco la calentura y extender el tiempo que quería gozar.

Salí del baño naturalmente en toalla, me dirigí a mi cuarto, deje la toalla por un lado y me puse una tshirt que como les conté era algo apretada. Fui al bar para servirme un wysky. Me pareció que seria buena idea pajearme en la sala viendo porno en la lapa si que me dirigí al cuarto para bajar la compu y aprovechar el viaje para buscar unas braguitas y unas medias negras de esas que les llaman fishnet… son tan sensuales…

Para todo esto ya me había tomado dos tragos e iba a servirme el tercero. Ya tenía la porno en la lap, me serví el trago y me puse a disfrutar, la escena era de tres chicas todas en lencería jugando tiernamente entre si, esto me calentó muchísimo y me indicó que era el momento para ponerme mi lencería.

Me puse una de las medias muy despacio para sentir poco a poco como se ajustaba a mis piernas, al tenerla puesta tome un poco de wysky y sin pensarlo me puse la otra media. Las chicas se acariciaban y besaban entre si en la película, era algo realmente sublime.

Me puse mis braguitas y no podía dejar de contemplar mis piernas, además la sensación de sentir las bragas entre mis caderas me encendía aun más. Pasaba mis manos por todas mis piernas, acariciándolas deliciosamente, había dejado descansar un tiempo mi verga para poder aguantar más la faena. Me sentía volando, y una de las cosa que me gustaba era a idea de ser descubierto y no poder hacer nada por disimular lo que estaba haciendo, por momentos cerraba mis ojos e imaginaba que alguien entraba y me descubría masturbándome.

Me encantaba sentir la textura de mis braguitas, sentir como me apretaba, como se me metían entre el culo… y esto me daba unas ganas terribles de estimularme el culo con algún objeto, cosa que también me encanta hacer. Me detuve un momento para servirme un trago más e ir por un cepillo de cabello para introducírmelo en el culo. Estaba a más de mil y me quedaba toda la tarde para seguir divirtiéndome.

Al tener el cepillo conmigo lo coloqué en medio de los cojines del sofá para que se detuviera y pudiera sentarme en el. A pesar de todo lo que le cuento solo he estado con un chavo y fue hace muchos años atrás, así que esto es puramente fantasioso, o al menos lo era en ese momento. Pero bueno, unté el mango del cepillo con lubricante y al estar totalmente listo me acerqué a el con el culo, pasaba mi raya solamente rozándolo, por momentos me detenía justo en mi agujero y me sentaba un poco, pero solo lo suficiente para que no me entrara.

Finalmente me decidí y me senté encima de mi juguetito, uffff podía sentir como se deslizaba dentro de mi, estaba gozando a más no poder, el mete y saca era ya más rápido por momentos y por momentos me detenía para beber un poco darle un jalón al cigarro. Moría por sacarme la leche, pero quería a la vez que ese momento durara mucho más, así que me senté por completo en mi cepillo, me quedé solamente moviéndome en círculos, con los ojos cerrados y tomando un par de tragos.

Era un momento realmente encantador y solamente imaginaba lo que les comenté anteriormente, que alguien entraba y me sorprendía en esos actos.

Me imaginaba toda la escena, lo que haría, lo que diría, lo que me diría quien me descubriera… era algo fuera de este mundo.

Fue cuando me pasó lo más sorprendente en mucho tiempo, cuando me di cuenta que no tenía más trago y me disponía servirme un poco más de trago, abro los ojos, justo enfrente de mi estaba uno de mis primos, no lo podía creer, me quedé totalmente petrificado, no sabía en realidad que hacer, me pasaban mil ideas por la cabeza que me intranquilizaban hasta que entre todo eso pasó por mi mente mi fantasía.. pero era mi primo y era hombre… aunque era mi fantasía no sabía si en verdad quería que fuera con otro hombre… al verme se levantó del sillón sin decir una sola palabra, se dirigió a la cocina y tomó un vaso con hielo, se dirigió a donde yo estaba y como si nada estuviera pasando me pidió un trago de bebida, se lo sirvió bastante fuerte y tomó la mitad de un solo trago, es para ver si te alcanzo me dijo, no sabía que pensar estaba actuando muy natural… ¿puedo acompañarte a ver? me preguntó y sin esperar respuesta se sentó a la par mía.

-Que buena peli ¿eeeh? -Pues… -Huy pero mira se te está bajando tu cosa mejor te la jalas más para que no se te duerma… jaja. -No se que decirte, yo… -Bueno no digas nada, mejor seguí haciendo porque te repito se te está durmiendo… ¿otro trago? -Gracias… (me lo tomé de un golpe) -En verdad es buena la peli… ¿ya no seguís con lo tuyo? Parece que te da pena ¿no? Pero para que se te quite ¿que tal si te acompaño?

Yo seguía mudo, él se levantó estando así al lado mío y sin pensarlo mucho se bajó los pantalones totalmente con todo y bóxer. Salió una tranca espectacularmente parada y dura, se sentó de nuevo a mi derecha y para estar más cómodo subió su pierna izquierda sobre mi pierna, y empezó a masturbarse – ¿Rico no? -Riquísimo le dije e inicié yo también.

Esto es una fantasía que siempre tuve, pues yo no exactamente pero me la estoy pasando bien. Por momentos era casi imposible ver la pantalla ya que me perdía totalmente viendo como él se masturbaba. Por la forma en que estábamos poco a poco fue subiendo más su pierna sobre la mía hasta que prácticamente estaba junto a mi mano con la que me masturbaba, por momentos era inevitable que mi pija sobara su pierna por lo que no aguante más y empecé a pasar mi verga por su pierna, esto me puso a un nivel de calentura inimaginable. Estaba más que excitado y la atención ya no era en la compu si no en como nos la jalábamos.

Puse mi mando derecha sobre su pierna y empecé a acariciarlo delicadamente, poco a poco subía más a su entrepierna hasta que no aguante más y le agarré la verga para masturbarlo, era más que evidente que le gustó porque pude escuchar sus sonidos de satisfacción. Dejé de masturbarme y dediqué mis dos manos a darle placer, con una jugaba con sus huevos y con la otra con su verga, al rato el se animó también e inició a jugar con mi tranca que estaba a lo máximo, de nuestras vergas ya salían cantidades de líquido pre seminal, estábamos a punto de sacarnos toda la leche caliente cuando él dejó de jalármela, me tomó de la manos para que me levantara del sillón, estaba tan lubricado que el cepillo se me salió del culo.

Luego me puso contra la pared, acercó su verga a la mía para frotarla una con la otra, si mi fantasía era que alguien me descubriera masturbándome esto era un verdadero sueño realizado. Seguimos con nuestras trancas juntas, sobándolas y acariciándolas una con la otra, él continuó masturbándome y yo a él, los dos jadeábamos de placer y de gozo, no pasaron ni siquiera cinco minutos más y ambos nos terminamos de ordeñar…

Terminamos de una manera más que deliciosa, podía sentir sus chorros de semen caliente sobre mi verga y mi vientre, y de igual forma podía ver como yo lo había embarrado de leche, nos quedamos un par de minutos más sobándonos las vergas y ya podía sentir como se resbalaba el semen por mis piernas. Nos dirigimos al baño y nos limpiamos las vergas uno al otro hasta quedar sin residuos, pero para estar seguros los dos le lavamos la verga al otro con agua y jabón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada